Desde 1879

NUESTRA HISTORIA

Legado de generaciones


Relojeria Alemana fue fundada en 1879 por el emprendedor alemán Guillermo Krug, en la calle Colón de Palma de Mallorca, quien lega el establecimiento a su amigo y colaborador Pablo Fuster Cortés, al morir sin descendencia. Desde 1968, y bajo la dirección de la segunda generación, Pablo Fuster Tarongí, hijo de Gaspar Fuster Forteza, Relojeria Alemana apuesta por la exclusividad, por piezas únicas internacionales y por las mejores marcas europeas, como Rolex, Patek Philippe, Zenith o Breguet, que por primera vez llegaron a España de la mano de Relojeria Alemana.
 

Actualmente, Relojeria Alemana es un referente internacional, capitaneada por la cuarta generación Fuster: Blanca, Paula y Pablo, que siguen apostando por piezas únicas de alta joyería llegadas de diferentes puntos de Europa. Marcas conocidas para un público muy exigente, que son el perfecto equilibrio entre diseño y elegancia, embellecidas por nuevas técnicas y detalles estéticos que las convierten en obras de arte . Así, las joyas danesas Ole Lynggaard, las italianas Vhernier o las creaciones neoyorquinas de Mizuki, conviven con los relojes y las piezas exclusivas de marcas de reconocido prestigio a nivel internacional.