Lifestyle

INSIDE RA

Mucho más que joyas y relojes

Descubre, un poco más, el mundo alrededor de la Relojeria Alemana:
eventos, lugares, personas, actualidad y estilo de vida.

Eco Hot Spot
La moda de lo bio, lo orgánico y lo eco se apodera de la isla.

Uno de los lugares con más encanto para llenar semanalmente nuestra cesta ecológica con producto local es en el mercado de la conocida como Plaza de los Patines (Pl. del Bisbe Berenguer de Palou) en Palma. Allí se reúnen martes y domingo agricultores y productores de la isla. Además de producto 100% autóctono y fresco también se encuentran otros derivados de elaboración propia, como frutos secos, panes integrales y de harina de algarrobo o miel. El producto eco cuenta con este mercado particular en Palma, pero también el resto de municipios de Mallorca guardan hoy en día espacio para puestos de este tipo, como Porreres, que cada año organiza su Diada de Agricultura Ecológica.

El movimiento Slow food está muy presente en el establecimiento Loveat (C. Fabrica, 20), en el barrio de Santa Catalina, un lugar con mucho encanto donde encontrar producto local y de comercio justo, y en el que además te llevan la cesta a casa.

En el centro de Palma se encuentra la cadena líder de supermercados ecológicos en todo el país, Veritas (Pl. Comptat Roselló, 6), junto al Mercado del Olivar, y cuenta con otro establecimiento en Andratx. Allí se puede hacer la compra completa por su gran variedad de artículos de todo tipo. Dispone de una panadería con pan y bollería ecológica recién hecha.

Biokalma (Pl. Quartera, 9) es un colmado en el barrio de Sa Gerreria donde encontrar productos a granel, cosmética bio y artesanal, tés, fruta, verdura, superalimentos y suplementos naturales...

En Nutriactiva (C. Velázquez, 7) también reservan un espacio para alimentación ecológica, especializados en nutrición ortomolecular, suplementación dietética y fitoterapia.

Mercasana (C. Cecilio Metelo, 11), en el que además de comida tienen productos de limpieza e higiene, disponen de algunos quesos, sobrasada, frutas y verduras locales, además de una selección de panes de elaboración propia. Cercano a éste, Yerbabuena (C. Jeroni Antich, 7) tiene verduras y frutas locales, y alimentación biológica, vegana, macrobiótica y dietas especiales. Cuenta con una gran variedad de productos de medicina natural, vitaminas y minerales. En su espacio organizan clases de pilates, yoga o meditación, y tienen servicio de naturista y masajista.

Fotografías: LoVegano, Veritas y Loveat.

Patek Philippe, la última manufactura ginebrina independiente en manos de una familia

La familia Stern es propietaria de la manufactura Patek Philippe desde 1932, año en que se convirtieron en los únicos accionistas de la que hoy en día es la manufactura ginebrina independiente más antigua en manos de una sola familia. 

La libertad que confiere ser una empresa independiente, ha hecho que tanto Henri, como después Philippe y hoy en día Thierry Stern, hayan podido liderar la evolución y crecimiento de Patek Philippe con determinación, pasión y lealtad a los valores fundacionales de la compañía, que prevalecen desde su creación en el año 1839. 

Esta autonomía también les ha otorgado el privilegio de poder proyectar una visión a futuro, sin tener que rendir cuentas a la inmediatez. La manufactura trabaja siempre tomándose el tiempo necesario para poner a punto los relojes más perfectos o determinar nuevos desarrollos técnicos. 

Patek Philippe se beneficia también de una total libertad de creación. La manufactura domina íntegramente el proceso de fabricación del reloj, desde el diseño a la producción, controlando de principio a fin todas y cada una de las piezas que salen de la manufactura, según sus exigentes criterios de calidad y excelencia.

Actualmente, Thierry Stern, presidente de Patek Philippe, ya trabaja en la formación y concienciación de las próximas generaciones para que continúen el legado de la excelencia, siendo absolutamente fieles a los valores que han forjado una reputación a nivel mundial.
 

Artículos artesanos y productos gourmet elaborados en la isla traspasan las fronteras de los cinco continentes.

Naranjas. Los franceses descubrieron la calidad de la naranja de Sóller, dulce y jugosa, a finales del siglo XIX y empezaron a importarla al sur de Francia. Sobrasada. La de porc negre proviene de la auténtica raza mallorquina, única en Mallorca hasta mediados del siglo XX. Este tipo de sobrasada cuenta con el sello de Calidad Controlada y se encuentra en comercios especializados como el Colmado de Santo Domingo, en Palma. Aceite de oliva. Mallorca cuenta con su propia denominación de origen y sus propias variedades de oliva como la arberquina que da lugar a deliciosos aceites como el de Aubocassa en Manacor, y Son Moragues es el único aceite 100% ecológico y mallorquín. Cerámica. La zona de Marratxí es apodada la “terra del fang” o tierra del barro por su tradicional producción de cerámica, que cada año se expone en la Fira des Fang en Sant Marçal. Ensaimada. No hay pastelería en la isla que no ofrezca este dulce del siglo XVII. La mejor forma de degustarla es junto a un helado del almendra o un chocolate caliente en Can Joan de s’Aigo en Palma. Calzado. Antes del boom turístico, la industria del calzado daba trabajo a muchas familias mallorquinas. Además de firmas internacionales como Camper o Lottusse, en Inca, diseñadores propios crean zapatos únicos como Carmina Shoemaker, que produce artesanalmente desde 1866. Gamba. La variedad mallorquina es la roja, y es muy común su pesca en las zonas de Sóller y Andratx. Vino. Binissalem i Pla son las dos denominaciones de origen de Mallorca, muy apreciadas en el mundo entero, con prestigiosas bodegas como José Luis Ferrer, Ànima Negra, 4 Kilos o Macià Batle, entre otras. Alpargatas. Este zapato típico de esparto y tela ha dado la vuelta al mundo, pero hasta hace bien poco tiempo el mejor lugar para comprarlas era la Alpargatería de La Concepción en Palma, donde también se encuentran las míticas cestas o senalles. Telas. Las telas de llengües provienen de la técnica oriental ikat y adornan cortinas y tapicería de toda Mallorca. Empresas familiares como Teixits Vicens en Pollensa continúan con su producción, y han introducido su peculiar dibujo en ropa y complementos. Almendras. Algunas empresas han conseguido innovar con este fruto seco número uno en la isla. Es el caso de Ametlla+, que ofrece un preparado de almendra y otros ingredientes locales para añadir un toque especial a los platos, sin conservantes ni colorantes. Galletas. Las típicas galletas de Inca son uno de los snacks más preciados. Gori de Muro ofrece variedades originales con romero y ecológicas. Sal. Las salinas de la playa de Es Trenc dan lugar a Flor de Sal, variedades de escamas de sal que se presentan mezcladas con hierbas aromáticas locales, olivas negras, hibiscus, rosa… Vidrio. El cristal es también uno de los productos artesanales más llamativos de la isla, con marcas como La Fiore, Gordiola o Menestralia. Ginebra. En la era del gin tonic como cóctel estelar, Mallorca no se iba a quedar a la cola. Gin Suau es la ginebra London Dry de calidad Premium autóctona.

Ell@s dejaron huella.
Celebridades que pusieron de moda un estilo de vida, una manera de ser y de vestir.

Elizabet Taylor y la alta joyería. Enamorada de la firma Bulgari, su colección de joyas es soñada por toda mujer.

Coco Chanel y las perlas. Eran la pasión de Mademoiselle y las lucía con cualquier tipo de look, desde el más formal hasta el más sport.

James Dean y los vaqueros. Esta prenda fue la seña de identidad del protagonista de Rebelde sin causa, junto a sus gafas Rayban y el jersey negro de cuello alto.

Audrey Hepburn y el glamour. No necesitaba mucho para estar perfecta, la clase le asomaba en cada recogido, en su flequillo francés y eyeliner negro.

Brigitte Bardot y el volumen. Pionera de la tendencia boho chic y la melena efecto bed head o “recién levantada” con mucho volumen.

David Bowie y la psicodélica. Fiel a la psicodelia, su estilo lo marcó su primera mujer, Angie Barnett. Como legado dejó la americana de rayas horizontales y solapas gigantes.

Cary Grant y el esmoquin. Nadie ha lucido esmoquin en las grandes fiestas del cine de Hollywood como el gentleman de la gran pantalla.

Jacqueline Kennedy y la elegancia. La “viuda de América” puso en boga los vestidos de corte geométrico, los trajes de dos piezas y el sombrero pillbox.